PUERTO RICO

PUERTO RICO


Origen
Destino
Ida
Vuelta
Adultos
Niños (2-11)
Bebes(0-23M)
Más opciones


“¡Patria! Jardín del mar,

la perla de las Antillas

¡Tengo ganas de llorar!

¡Tengo ganas de besas

la arena de tus orillas!”.

 

A puerto Rico (Regreso), José Gautier Benítez

 

En pleno Mar Caribe, al este de La Española, se encuentra la isla del encanto: Puerto Rico. Llamada por sus habitantes “Borinquen” (A ellos mismos se les llaman “boricuas”). Puerto Rico es el nombre de la isla más grande de un archipiélago homónimo, al cual completan una serie de islas, de las cuales las más importantes son Vieques, Mona y Culebra.

 

Puerto Rico es la más pequeña de las Antillas Mayores, pero no tiene nada que envidiarle en belleza a ninguna de las demás. Tiene ese colorido antillano que tanto gusta a los turistas, además de una sociedad pluricultural. El encanto de Puerto Rico no solo radica en sus playas y en sus montañas. Viajar a Puerto Rico es visitar sus escenarios coloniales y la cara moderna de sus ciudades, sobre todo de su capital: San Juan.

 

 

 

En mi Viejo San Juan 

En un radio de 93 hectáreas, dentro de la ciudad de San Juan, se encuentra el casco histórico sanjuanero. Con edificaciones que datan de los siglos XVI y XVII, visitar el Viejo San Juan es como meterse a una máquina del tiempo.

 

Sus calles estrechas y adoquinadas. Sus plazas arboladas. Sus casas coloniales. En su ambiente se respira otro tiempo, se ve con ojos de fotografía en sepia, como si de un momento a otro fuese a saltar al aire un pañuelo perfumado, indicándonos el camino a un café a cielo abierto.

 

Entre los principales lugares a conocer en el Viejo San Juan, está el Castillo San Felipe del Morro. El Morro, como es conocido, es una edificación española construida entre el siglo XVI y XVIII en el extremo norte de San Juan. Por muchos años, fue el principal puesto de defensa de la isla contra los ataques marítimos. El castillo fue declarado Patrimonio de la Humanidad por las Naciones Unidas en 1983.

 

Otros de los sitios de interés son la Catedral de San Juan, el Castillo San Cristóbal, el Palacio de Santa Catalina, el Fortín de San Gerónimo, la Plaza de Armas, el Capitolio, el Cementerio de Santa María Magdalena de Pazzi y el Paseo de la Princesa.

 

 

 

La Ruta del Lechón

En la carretera 184, a 51 kilómetros de la ciudad de San Juan, se ubica todo un corredor de restaurantes dedicados a la preparación y venta de cerdo asado. Estos restaurantes, llamados “lechoneras”, tiene cada uno su propia receta para la preparación de estos deliciosos platos. El cerdo se asa completo, a fuego lento, y lleva un tiempo de cocción de entre 6 y 8 horas ¡Pero vale la pena la espera!

 

Los fines de semana, el ambiente se prepara para recibir a cientos de personas que visitan la Ruta para disfrutar de la comida y de la fiesta que se celebra cada semana, con baile y música en vivo ¿Te animas a venir?

 

 

 

Un mundo subterráneo

A 97 kilómetros al oeste de San Juan, queda el Parque Nacional Cavernas del Río Camuy. Este parque alberga 220 cuevas excavadas por el río Camuy, el tercer río subterráneo más grande del mundo. El total consta de 121 hectáreas de superficie, en las cuales se encuentran varias cascadas y acantilados.


Su sistema de cuevas es el más grande del hemisferio occidental. Además, tiene una población de miles de murciélagos, los cuales se reúnen en grupos tan grandes que la temperatura ambiental aumenta drásticamente. En el parque se realizan visitas guiadas y recorridos para turistas procedentes de muchas partes del mundo, con expertos que te asegurarán la mejor de las experiencias.

 

 

 

Un Rincón para el surf

Las mejores playas de Puerto Rico, para el surf, debido a su intenso oleaje, se encuentran en Rincón. Ubicado en la costa occidental de la isla, es un municipio hermoso, dedicado mayormente al turismo. Un viaje a Puerto Rico que no incluya visitar Rincón, sobre todo la Playa Tres Palmas, definitivamente no es un viaje completo.


En la temporada de migración de las ballenas jorobadas, puedes avistar grupos de este majestuoso animal y presenciar sus inigualables maniobras acuáticas. Por su parte, el Faro de Rincón, una hermosa edificación de color blanco rodeada de palmeras, es otro de los atractivos de la región, desde donde es posible admirar uno de los atardeceres más bellos del Puerto Rico.

 

Antes de irte, visita la planta del Reactor Nuclear de Agua Hirviente Sobrecalentada (BONUS). Esta antigua planta, cuyo reactor está desmantelado, operó en el municipio entre los años 1960 y 1968. Es un objetivo obligatorio para los curiosos de la energía nuclear.

 

 

 

La Ciudad de los Leones

En el municipio del mismo nombre, al sur de la Isla Grande de Puerto Rico, se encuentra la ciudad de Ponce. La ciudad fue nombrada así en honor a Juan Ponce de León y Loaiza, nieto del conquistador español Juan Ponce de León.

 

La ciudad, conocida como “La perla del sur”, es considerada una de las más hermosas de Puerto Rico. Posee una mezcla de estilos arquitectónicos antiguos y modernos, además de un museo de arte espectacular: El Museo de Arte de Ponce. Este museo posee una colección destacada de pinturas españolas, francesas e inglesas.

 

 

 

La Isla de Mona: donde dormían los piratas

A 74 kilómetros de la Isla Grande, por su lado occidental, se encuentra una isla de 57 km² que no cuenta con población humana permanente.

 

La Isla de Mona es una reserva natural, considerada un área crítica, poblada por una variedad de especies endémicas en riesgo de extinción. No posee hoteles ni restaurantes, los visitantes pueden acampar en la zona, con todas las medidas de responsabilidad pertinentes.

 

Esta isla es un importante sitio arqueológico, en donde se pueden apreciar esculturas antiguas realizadas por el pueblo taíno: el principal pueblo originario de Puerto Rico. Su nombre proviene del cacique Amona, un jefe taíno. En los años posteriores a la conquista, entre los siglos XVI y XVIII, la isla fue refugio de piratas que vivían del pillaje en toda la región del Mar Caribe.

 

 

 

Vuelos baratos a Puerto Rico

Desde Madrid, puedes tomar un vuelo directo que te lleve al Aeropuerto Internacional Luis Muñoz Marín, para visitar directamente la ciudad de San Juan. Si tu viaje tiene como objetivo principal la ciudad de Ponce, tendrías que tomar un vuelo con escalas o viajar por tierra desde San Juan.

 

Las medidas de seguridad por el COVID-19 dictaminan que los visitantes extranjeros deben presentar resultados negativos por una prueba RT-PCR realizada menos de 14 días antes del viaje.

 

 

 

La tierra del Edén

El último empujón para animarlos a viajar a Puerto Rico viene de uno de sus grandes exponentes musicales de antaño, el maestro Daniel Santos, quien cantó en su himno “Lamento Borincano”:

 

“Borinquen, la tierra del Edén,

la que al cantar el gran Gautier

llamó: La perla de los Mares”